jueves , 17 enero 2019
Ultimas Noticias...
La cuchara trituradora MB Crusher MB-C50 trabajando dentro de un palacio en Baviera

La cuchara trituradora MB Crusher MB-C50 trabajando dentro de un palacio en Baviera

En el número 45 de la calle Franziskaner en Munich, la gente huyó durante la guerra para refugiarse en los edificios cercanos, escapando a través de túneles subterráneos, para no tener que salir a la calle y correr el riesgo de ser detenida. Incluso se piensa que algunos túneles subterráneos se construyeron a partir de 1700.

Hoy en día, las galerías y los túneles todavía están allí, pero sobre ellos nacieron modernos edificios, casas y tiendas, que a veces deben ser ampliados para dar cabida a nuevos inquilinos o nuevas actividades comerciales.

Pero en los centros de las ciudades es muy difícil ampliar los edificios hacia el exterior (hay calles, estacionamientos, aceras, en pocas palabras, poco espacio) así hacerlo dentro de los patios es la única opción disponible.

Y así sucedió en el número 45, donde la empresa alemana Stöger Baggebetrieb, especializada en reestructuración civil, intervino para construir una nueva parte del edificio, demoliendo parte del patio interior para construir las nuevas fundaciones.

A este punto, el mayor reto fue el de administrar la obra de construcción de manera segura, en poco tiempo y sin molestar a los inquilinos del edificio. Los problemas a enfrentar fueron diferentes: dejar pasar las máquinas operativas, pequeñas por fuerza, a través de la puerta de entrada estrecha al patio. No hacer demasiado polvo ni mucho ruido, ni demasiadas vibraciones. Gestionar el material de desecho de las excavaciones. Hacer todo en poco tiempo y sin costes excesivos. En definitiva, máxima eficiencia, con menos gastos.

En el número 45, la entrada al patio es pequeña y el patio en sí es estrecho. La única máquina operativa capaz de ingresar sin problemas fue una miniexcavadora Caterpillar de 5 toneladas para llevar a cabo las operaciones de excavación. Otras no pasaron. La única solución pareció cargarlo en camionetas pequeñas y llevarlo a un centro de reciclaje, luego devolver el material estabilizado al patio y llenar las excavaciones de los nuevos cimientos. Prácticamente un trabajo infinito y muy costoso, además de complicado, teniendo en cuenta las limitaciones de circulación en muchos centros de las ciudades y los inconvenientes que causa el paso continuo de los camiones.

La solución fue instalar  la trituradora MB-C50 en la excavadora Cat y hacer  todo el trabajo necesario dentro del patio. En total seguridad, porque la cuchara trituradora se maniobra directamente desde la cabina de la excavadora. En un pequeño espacio, porque la cuchara trituradora MB recoge el material inerte y lo tritura directamente en el lugar, la máquina operativa prácticamente no debe hacer nada mas que mover el brazo mientras está donde está. Por lo tanto, los costes de transporte del material se eliminan y se evita el paso de furgonetas o camiones. Entre otras cosas, el operador mismo puede cambiar el tamaño del material directamente en la obra en pocos minutos, sin llamar a un taller especializado.

La cuchara trituradora MB-C50 además no  tiene gastos de transporte porque puede llegar a la obra instalada directamente en la máquina operativa con la que trabaja. Y desde la puerta estrecha y baja pasa, es pequeña y compacta.

La cuchara trituradora MB-C50 está equipada con un nebulizador para eliminar el polvo, hace poco ruido en comparación con los medios de trituración tradicionales, produce  pocas vibraciones en la máquina operativa  y cero en los edificios.
Entonces menos vehículos en movimiento, significa menos contaminación, también acústica. Reutilizar el material extraído en el mismo sitio significa menos costos  y menos contaminación. Y así es como el residuo  de la demolición se convierte en un recurso productivo en la obra  de construcción: para llenar los cimientos de la nueva construcción, pero también las excavaciones de las tuberías, la superficie de la carretera, los jardines como elementos decorativos. Y si no encuentra oportunidades de uso en la obra  de construcción, se convierte en un recurso comercial: se puede vender a otras empresas.