Alrik Danielson, Presidente y Director Ejecutivo:

“Hemos obtenido nuevamente una serie de resultados muy sólidos, a pesar de la caída en la demanda relacionada con la pandemia de COVID-19. Nuestra generación de flujo de efectivo y nuestra liquidez financiera siguen siendo sólidas.  Hemos seguido invirtiendo en innovación, optimizando nuestras operaciones y reduciendo costos. 

Las ventas netas cayeron orgánicamente casi un 9% a 20 100 millones de coronas suecas. Las ventas fueron un 10% más bajas en Asia, un 9% más bajas en Europa, un 12% más bajas en América del Norte y casi un 4% más altas en América Latina.  Las ventas se vieron afectadas en la mayoría de las regiones tanto por los cierres impuestos por los gobiernos así como por la menor demanda subyacente.

A pesar de estas circunstancias, el margen operativo ajustado para el primer trimestre fue muy sólido, de un 12,8% (12,8% el año pasado), con una ganancia operativa ajustada de 2 572 millones de coronas suecas (2 720 el año pasado). El flujo de efectivo también fue sólido, de 1 930 millones (684).

El negocio industrial presentó un margen ajustado del 15,5% (15,8%), a pesar de una caída de las ventas orgánicas de casi un 7%.

El negocio automotriz, que en Europa se vio significativamente afectado por los cierres de los clientes a mediados de marzo, presentó un margen ajustado del 5,7% en línea con el desempeño del año anterior, a pesar de la caída del 13% de las ventas orgánicas.

Las medidas de precaución de las autoridades, así como la menor demanda general, están afectando a gran parte de las regiones e industrias en las que opera SKF. Esto resultó particularmente evidente en las últimas dos semanas de marzo, cuando sufrimos una fuerte caída del 25% en las ventas en comparación con el año pasado.

En India y el sudeste asiático, por ejemplo, nuestras fábricas han sido cerradas, según las directrices de los gobiernos. Algunas de nuestras fábricas en Italia también han sido cerradas, con excepciones en los casos de las que proveen a industrias críticas. Las fábricas en la mayoría de los demás países han seguido funcionando, aunque a menor capacidad, considerando los niveles de demanda más bajos.

Seguimos trabajando con diligencia para que nuestras instalaciones sigan siendo lugares de trabajo seguros, con un mayor foco en la higiene y el bienestar personales. Nuestros colegas de todo el mundo han realizado un gran trabajo para seguir enfocados en nuestros clientes, a pesar de las circunstancias excepcionalmente desafiantes en numerosas economías y sociedades.

También estamos tomando medidas para mitigar el impacto financiero de la situación. Esto incluye el cierre de instalaciones, la reducción de costos y del número de empleados, y una mayor flexibilidad de la plantilla. Estas son medidas difíciles pero necesarias, que debemos tomar de manera responsable, para proteger el negocio y para asegurarnos una buena base que permita a SKF resurgir de esta crisis siendo aún más fuerte.

Estamos preparando el negocio para una gama de diferentes escenarios de desarrollo de la demanda y confiamos en que podremos proceder de manera apropiada a medida que transcurra la situación. SKF tiene una sólida posición financiera y cuenta con una trayectoria de márgenes resilientes y de un sólido flujo de efectivo ante una recesión. Con esto en mente, y ante la incierta situación económica mundial actual, es imposible brindar una orientación confiable sobre la demanda para el segundo trimestre.*

Perspectiva y orientación

Demanda para el segundo trimestre de 2020 en comparación con el segundo trimestre de 2019

Las industrias y regiones en las que opera SKF están sufriendo el impacto de las iniciativas de las autoridades y de los clientes de SKF relacionadas con la propagación del virus causante de la COVID-19. Como consecuencia de este importante nivel de incertidumbre, es imposible brindar una orientación confiable sobre la demanda para el segundo trimestre.

Orientación para el segundo trimestre de 2020

  • Monto financiero neto: -250 millones de coronas suecas

Orientación 2020

  • Nivel impositivo sin incluir el efecto relacionado con las empresas vendidas: alrededor del 29%.
  • Adiciones a bienes de uso, planta y equipos: alrededor de 3 300 millones de coronas suecas