John Deere, especialista en fabricación de equipos agrícolas, anuncia una serie de actualizaciones en sus cosechadoras para la temporada 2020, poniendo el foco en mejorar el rendimiento, la automatización y la facilidad de uso.

Serie S: fácil, limpia y eficiente

Las cosechadoras de la serie S cuentan con una regulación automática de la velocidad de avance, HarvestSmart, optimizada e integrada dentro del Sistema ICA2. En las situaciones en las que ICA2 no puede obtener la muestra de grano requerida, debido a los altos niveles de paja o grano roto, o si se excede la tasa de pérdida establecida, ICA2 ajusta de forma automática el Sistema HarvestSmart y la velocidad de la cosechadora, tal y como lo haría el conductor. Al mismo tiempo, la carga del motor se mantiene al nivel deseado para lograr la máxima eficiencia.

Para probar la automatización y el buen manejo del grano, John Deere garantiza a los clientes de la serie S700 un porcentaje de grano roto de menos de un 1% en el caso del trigo para la cosecha de 2020. Si la proporción es mayor, el cliente recibirá una compensación por esas pérdidas equivalente al precio por tonelada de grano perdido. Los agricultores o empresas de servicios que estén interesados podrán encontrar más información y registrarse online en www.deere.es.

Ajuste automático de la cosechadora

Los vientos laterales pueden tener un efecto importante en la distribución de residuos de la cosechadora, por lo que será posible que las máquinas de la serie S700 para 2020 ofrecerán un ángulo de dispersión que se ajusta automáticamente. Mediante el uso de GPS, el nuevo Sistema AutoSwap detecta la dirección de desplazamiento de la cosechadora y automáticamente imita el patrón una vez que la cosechadora gira y se mueve en la dirección contraria.

 

La mejora en la calidad del corte también se ajusta de forma remota en la contracuchilla. El operador puede comprobar la calidad del corte desde la cabina a través de la cámara trasera y establecer la posición de la contracuchilla desde el asiento.