Como una de las últimas novedades de Fendt, en FIMA podremos ver la nueva suspensión hidroneumática en las ruedas individuales, disponible para el pulverizador arrastrado Fendt Rogator 300 a partir de un ancho de vía de 1,8 m.

Los dos cilindros hidráulicos amortiguan el vehículo y aumentan la estabilidad y seguridad para el operador tanto en curvas como en condiciones difíciles en carretera y pendientes.

La suspensión reduce de manera considerable la carga sobre el tractor y las barras de pulverización, además de permitir una mayor precisión de aplicación incluso a altas velocidades de trabajo o conducción contribuyendo a una mayor precisión en la aplicación de los productos mejorando su eficiencia y una reducción significativa de posibles pérdidas o contaminación.

Con el sistema de regulación automática de nivel Fendt Stability Control, el Fendt Rogator 300 garantiza un uso seguro en pendiente y una excepcional estabilidad en carretera. La regulación de nivel pone a disposición todo el recorrido de muelle con independencia del estado de carga, contrarrestando los movimientos oscilantes.

En desplazamientos paralelos a la pendiente, el diseño de la suspensión en las ruedas individuales permite además una compensación de pendiente de hasta 7° o el 12%. La suspensión en las ruedas individuales también demuestra su eficacia en procesos de llenado con productos fitosanitarios, ya que permite la nivelación automática del Rogator 300 y un llenado más preciso.

La exclusiva suspensión de rueda independiente con control de estabilidad y función paralela proporciona una experiencia de conducción sin igual. El control de estabilidad Fendt (FSC) permite superar con seguridad baches y golpes incluso a velocidades altas, con la enorme ventaja de guiar suavemente la barra en el campo, mientras que en la carretera mantiene en un mínimo absoluto el posible balanceo.