Debido a la actual situación de alerta sanitaria, la delegación norte de ULMA, con Javier Pérez-Mosso a la cabeza, ha cedido durante el tiempo que dure la alerta una de sus carretillas elevadoras para apoyar a Cruz Roja en sus labores de apoyo al Banco de Alimentos de Gipuzkoa.

Su tarea será la de ayudar en la logística, manipulando alimentos y productos de primera necesidad que serán destinados a las familias más desfavorecidas de la provincia.

Cruz Roja, cuya labor siempre encomiable toma aún más relevancia si cabe en estas circunstancias, está apoyando con sus jóvenes voluntarios al Banco de Alimentos de Gipuzkoa, que ha visto cómo el coronavirus ha obligado a gran parte de sus voluntarios, muchos de edad avanzada y sector de riesgo por la edad, han tenido que confinarse en casa, con la frustración que esta circunstancia les produce.

Y es, gracias a la colaboración desinteresada de personas como Miguel Ángel, conductor de ambulancias de Cruz Roja en Urnieta, que se está solventando esta situación tan complicada para poder dar salida a esta situación tan relevante en estos momentos de tanta dificultad para muchos.

Con este gesto ULMA vuelve una vez más a confirmar su compromiso con estas entidades sin ánimo de lucro y con aquellas personas vulnerables que, en estos momentos, necesitan todo el apoyo.