Bellota mantiene la actividad de sus fábricas productivas en Legazpi y Zumárraga, para garantizar el recambio necesario que los agricultores puedan necesitar en estos momentos, para asegurar el abastecimiento de alimentos a la población.

Ante la nueva situación creada por el COVID-19, Bellota ha adoptado todas las medidas sanitarias, recomendadas por las autoridades, e incluso medidas adicionales, para proteger la salud de sus trabajadores y poder así garantizar la actividad productiva y dar servicio a agricultores como parte de la cadena de suministro.

Según indica Eduardo Urrestarazu, Director Comercial y Marketing de Bellota, “en estos momentos estamos trabajando para garantizar la producción de todos los recambios que puedan necesitar nuestros agricultores. Esta crisis ha dejado patente el valor estratégico que el sector agrícola tiene para el correcto abastecimiento de alimentos a la población y por nuestra parte, queremos mostrar todo nuestro apoyo y reconocimiento a los agricultores que no han dudado en apoyar a la sociedad en estos momentos tan difíciles para todos, no sólo con su labor habitual de producción, sino también en labores de desinfección y apoyo a la sociedad”.

Las empresas fabricantes de maquinaria agrícola y sus componentes, así como los talleres de reparación y mantenimiento están consideradas empresas esenciales para suministrar insumos a agricultores y ganaderos, que garanticen la producción de alimentos, actividad esencial según la legislación española.