En el marco del lanzamiento del Patriot 300, la marca firmó un acuerdo con FACMA (Federación Argentina de Contratistas de Máquinas Agrícolas) para la adquisición de productos de la línea de pulverización.

Case IH, marca perteneciente a CNH Industrial, y la reconocida federación que representa a los prestadores de servicios de maquinaria agrícola sellaron un acuerdo para la promoción y adquisición con descuentos de todo el portfolio de pulverizadores que la marca posee en Argentina.

La alianza se firmó durante el evento de lanzamiento del pulverizador Patriot 300, última incorporación de la marca para el mercado local, que se celebró en la localidad bonaerense de Los Cardales con presencia de clientes, concesionarios, socios de la federación y prensa especializada.

“Para Case IH es vital establecer alianzas con instituciones como FACMA, no sólo por lo que significa desde el punto de vista comercial y de penetración de mercado para el segmento de pulverización, sino también por la jerarquía de sus socios y por la importancia que posee para el sector agrícola en general. Hablamos de una federación que tiene más de treinta años representando los intereses de los contratistas de maquinaria agrícola con gran profesionalismo y respaldo”, señaló Sergio Vera, director comercial de la marca.

El acuerdo consiste en una serie de descuentos en toda la línea de pulverizadores Patriot para los asociados de la federación, quienes podrán acceder a dichas rebajas directamente a través de la red de concesionarios de todo el país.

“Estamos muy conformes con el convenio, ya que le permite a nuestros socios, los contratistas, poder seguir incorporando tecnología a su trabajo. Creemos que la única manera de seguir produciendo con eficiencia es incorporando maquinaria innovadora, precisa y tecnológica”, destacó Jorge Scoppa, presidente de FACMA.

Nuevo integrante para la familia Patriot

El recientemente lanzado Patriot 300 fue diseñado bajo el concepto de Agronomic Design y exclusivamente preparado para el mercado local con el objetivo de cumplir con las necesidades de los clientes más exigentes.

Este equipo brinda mejor performance gracias a su tanque de producto de 3.000 litros para mayor autonomía y su tanque de combustible de 319 litros para mayor disponibilidad.

El diferencial que hace a esta máquina especial para el mercado argentino es su barra de aluminio de 36 metros con una distancia entre picos de 35 y 52,5 cm, que brinda una significativa disminución del peso total de la máquina, que se traduce en una mejor economía de combustible. A su vez, su diseño modular ofrece la posibilidad de reducir los costos de mantenimiento gracias a que, en caso de rotura, se pueden reemplazar componentes individuales en lugar de secciones enteras.

El corazón de la máquina es un motor NEF 4 de FPT Industrial con turbo-intercooler. Este motor posee 4 cilindros con una capacidad de 4,48 lts y una potencia nominal de 165 hp, garantizando mayor confiabilidad, robustez, mejor desempeño en terrenos irregulares, manteniendo velocidad constante y una alta durabilidad.

La suspensión activa del pulverizador Patriot 300 asegura la tracción en las 4 ruedas mediante la integración de cilindros hidráulicos en la suspensión de las ruedas delanteras, para absorber los saltos y patinaje de las mismas, manteniendo así la tracción en terrenos difíciles.

“En Case IH tenemos una amplia oferta de pulverizadores para todo tipo de productores. Desde la introducción del primer modelo, el Patriot 350 primera generación, venimos contribuyendo con tecnología e innovación al segmento de pulverización sorprendiendo con la entrega tecnológica y agronómica del producto. La línea Patriot está compuesta por los modelos 250, 350, 3330 y ahora por el Patriot 300 que, entre otros beneficios provee, tanto a contratistas como a productores, una gran performance y economía de combustible”, remarcó Rodrigo Alandia, gerente de marketing de la marca.