Al igual que gran parte del resto de Europa, las regiones suecas se enfrentan a una grave escasez de equipos médicos de protección en la lucha contra el coronavirus. En esta situación, Christer Bengtsson, ingeniero del departamento de Diseño y Desarrollo de Dynapac en Dynapac Karlskrona tuvo una idea.

“Aprendí de mi esposa, que es enfermera, que había una escasez inmediata de visores médicos en el hospital local”, dice Christer Bengtsson. “Esto me hizo pensar si podríamos apoyarlo y cómo podríamos hacerlo de alguna manera, y me di cuenta de que podíamos usar la impresora 3D en el trabajo con bastante facilidad para imprimir visores médicos”. Christer aprobó el proyecto, buscó en Google los dibujos y luego comenzó la producción. “Por supuesto, no podemos producir en masa los visores médicos, pero 10-12 por día sigue siendo una gran ayuda para el hospital. Cuando les dieron el primer lote la semana pasada, estuvieron muy agradecidos. En momentos como estos, cada contribución cuenta, y se siente bien poder hacer algo ”, concluye Christer.