Contra el ambiente a veces complicado del sector de la maquinaria agrícola y de los vehículos comerciales, el Grupo Krone terminó el pasado ejercicio fiscal 2018/2019 (1 de agosto de 2018 al 31 de julio de 2019) con una facturación de 2,24 billones de euros, un resultado que marca un nuevo aumento sobre la cifra del ejercicio previo (2,1 billones de euros). En Alemania Krone generó ventas por 692,7 millones de euros, lo que significa un aumento de 109,8 millones de euros (18,8%). Las ventas de maquinaria agrícola representaron el 28,3% de las ventas en el país, y las ventas de vehículos comerciales el 71,4%.
En comparación, las ventas en los mercados exteriores se mantuvieron en la línea del ejercicio fiscal anterior, con una facturación de 1.547 millones de euros. Casi el 67,5% de las ventas internacionales se generaron en la línea de vehículos comerciales, y las ventas de maquinaria agrícola representaron el 32,5%. La cifra de negocio internacional, 69,1%, descendió ligeramente respecto al dato del ejercicio anterior (72,7%).

Recursos humanos
El Grupo Krone contó con una plantilla de 5.292 empleados en el pasado ejercicio fiscal (en el año anterior contaba con 4.897 empleados fijos). El total incluye una media de 270 becarios (el año anterior fueron 278). El incremento en el número de empleados se debe principalmente a la expansión del grupo (por ejemplo, la adquisición del grupo holandés Knapen) y al aumento de la red comercial. La división de vehículos comerciales empleó a 2.997 trabajadores y la división agrícola 2.109 personas, mientras que 186 empleados estuvieron dedicados a acciones generales de la compañía, trabajando en varias oficinas y emplazamientos del Grupo.

Patrimonio y financiación
En el ejercicio fiscal 2018/2019, el balance total aumentó desde 1.130,2 a 1.305,5 millones de euros. El total de las inversiones, 92,9 millones de euros frente al año anterior (67 millones) y los cambios en las empresas que forman el Grupo, 23,6 millones de euros, se compensarn con una depreciación de 38,6 millones de euros en ambas líneas de negocio. El crecimiento vino dado por varias inversiones en diversas fábricas.
La liquidez se redujo en 11,8 millones, llegando hasta los 135,4 millones de euros. Las principales razones fueron el aumento en las inversiones y un aumento relacionado con la fecha de presentación de cuentas por cobrar por bienes entregados y servicios prestados.
Gracias al superávit, los fondos propios ascendieron considerablemente, de 533,8 millones en el ejercicio anterior a 585,1 millones de euros en este ejercicio. El ratio de equity descendió ligeramente del 47,2% al 44,8%.
En el ejercicio fiscal 2018/2019, la deuda a medio y largo plazo ascendió a 424,4 millones de euros, desde los 325,6 millones del ejercicio anterior. El Grupo dispone de un capital a medio y a largo plazo de 1.010 millones de euros (anteriormente 859,7 millones de euros). Esto abarca no solo los activos fijos, sino también todas las existencias y la mayoría de las cuentas por cobrar.

Inversiones de futuro
Las inversiones totales del Grupo Krone en el pasado ejercicio fiscal ascendieron a 116,5 millones de euros, de los cuales 78,1 millones fueron destinados a recursos tangibles, 27,8 millones a recursos intangibles y 27,8 millones a recursos financieros. La inversión más alta se efectuó en la construcción de la nueva fábrica de Herzlake, con la que se duplica la capacidad de producción de cajas de carga seca Dry Liner y de los sistemas de intercambio. Se hicieron además inversiones en el nuevo centro de validación Future Lab en Lingen y en la adquisición del Grupo Knapen.

Bernard Krone, Managing Partner del Grupo Krone, se mostró satisfecho con los resultados del ejercicio fiscal 2018/2019. La economía se enfrentó a múltiples retos políticos, como el Brexit y las disputas comerciales entre EEUU y China. Además, múltiples regiones se vieron afectadas nuevamente por condiciones meteorológicas adversas – prolongados periodos de sequía y de lluvias torrenciales. En vista de estos retos, queremos agradecer a nuestros clientes por haberse decidido a invertir en Krone, tanto en la línea agrícola como en la de vehículos comerciales. En general, vemos un futuro lleno de oportunidades para crecer, siempre ofreciendo soluciones a los retos más difíciles, como el incremento exponencial de la población. Se estima que la población alcance los 10 billones de personas en 2050; todas estas personas tendrán que alimentarse, por lo que necesitamos sistemas agrícolas lo más eficientes posibles. También observamos que el transporte de mercancías crece en línea con la tendencia de la población mundial.