Railcare Group AB, socio colaborador de Epiroc, presenta el vehículo de mantenimiento ferroviario eléctrico de batería más grande del mundo, utilizando una plataforma tecnológica desarrollada por Epiroc.

Railcare, un fabricante sueco de máquinas que mantienen los ferrocarriles seguros y limpios, lanzó una versión a batería de su vehículo multipropósito para aplicaciones de mantenimiento ferroviario. La nueva máquina se puede utilizar para aspirar piedras, basura y otros obstáculos de las vías, derretir nieve, así como funcionar como vehículo de remolque para, entre otras cosas, vagones de lastre durante el trabajo en vías.

Epiroc, a la vanguardia de los equipos eléctricos de minería subterránea, ha desarrollado una plataforma de tecnología de baterías eléctricas que es modular y escalable, con baterías suministradas por Northvolt. Aunque el sistema de batería está diseñado principalmente para la industria minera, también es adecuado para otros tipos de máquinas que operan en entornos difíciles y que tradicionalmente funcionan con motores diesel. Como resultado, Epiroc está proporcionando su tecnología de línea de transmisión eléctrica a Railcare. Epiroc anunció por primera vez la colaboración en febrero de 2019.

“El lanzamiento de Railcare de un vehículo de mantenimiento ferroviario eléctrico a batería es un paso vital en el esfuerzo global para reducir las emisiones de CO2”, dice Helena Hedblom, presidenta y directora ejecutiva de Epiroc. “Estamos felices y orgullosos de que nuestra plataforma de tecnología de baterías eléctricas se pueda utilizar para otros propósitos importantes más allá de la minería”.

“Elegimos trabajar con Epiroc en este proyecto porque están liderando el desarrollo de líneas de transmisión y equipos de minería a batería”, dice Daniel Öholm, CEO de Railcare. “Nuestros clientes de todo el mundo tienen una gran demanda de este tipo de soluciones. Especialmente en centros urbanos, túneles y minas donde los gases de escape y los niveles de ruido son un gran problema ambiental. Esta máquina cambiará las reglas del juego para toda la industria ferroviaria “.