La manipuladora sobre orugas saca arena con la pala con potencia: SENNEBOGEN 850 E en Kuypers.

Desde hace más de 90 años, la empresa familiar Kuypers en la ciudad holandesa de Kessel se especializa en el transporte y manipulación de material de construcción. La arena sobre todo se suministra por barco por el Mosa y se descarga directamente desde el muelle con la nueva manipuladora sobre orugas SENNEBOGEN 850 desde finales de 2016.

El puesto de trabajo del conductor Ruud Thijssen está a unos 6 m de altura. Observa el río Mosa y maneja su manipuladora SENNEBOGEN roja con mucho tacto. Finalmente se quieren mover de forma precisa y segura unas 80 t de peso de operación y el equipamiento de 19 m de longitud, pero la SENNEBOGEN 850 está justo al lado del muro del muelle con su carro inferior sobre orugas de vía ancha.  Pero no es problema: descarga a diario una carga del pulpo tras otra en la tolva, desde donde se sigue transportando la arena. De esta manera hasta 2,75 m³ de arena por ciclo salen de los barcos que atracan y después se distribuyen en camión hasta las obras de la región. Como empresa familiar, Kuypers Kessel Beheer B.V recapitula su historia empresarial de más de 90 años en la manipulación de material. Con la nueva SENNEBOGEN 850 de la serie E no solo se usa la técnica más moderna para la descarga, sino que el explotador también ahorra dinero con cada elevación gracias a la recuperación de energía Green Hybrid y a la eficiente tecnología de motores Green Efficiency según el estándar del Tier 4.

Ahorro de energía y costes con cada elevación

Con el sistema de recuperación de energía Green Hybrid que se utiliza de serie en las manipuladoras grandes de la Green Line de SENNEBOGEN, se pueden ahorrar hasta un 30 % de los costes operativos de forma sencilla y segura. Equipada con un motor diésel de 224 kW y con un sistema que recupera además unos 65 kW, la máquina logra una potencia del sistema de casi 290 KW y ahorra aún más. El funcionamiento de la recuperación es sencillo y seguro: como un muelle que se comprime y se expande. Un tercer cilindro hidráulico recupera la energía cinética al descender el brazo principal. Tras el almacenamiento intermedio en el acumulador de gas comprimido en la parte trasera, esta energía vuelve a estar disponible para la siguiente elevación.

Por la posición expuesta directamente en el muelle, los criterios decisivos para los responsables de Kuypers fueron sobre todo una profundidad de alcance cómoda de hasta 7 m para poder descargar los barcos que llegan desde todo el lateral del barco, junto con una altura de alcance de aprox. 20 m para la alimentación de la tolva. Gracias al carro inferior sobre orugas de vía ancha, la máquina no solo se mantiene estable, sino que además se puede desplazar de forma variable a lo largo del muelle. No se requiere un estabilizador adicional. Por último, la 850 E viene equipada de serie con una cómoda cabina Maxcab de altura ajustable a 2,70 m. Desde allí, el conductor Ruud Thijssen no solo disfruta de las vistas del paisaje fluvial del Mosa en la región de Limburg, sino que además tiene la mejor visión de su zona de trabajo.