Volvo CE se ha propuesto convertirse en la primera opción entre clientes que priorizan el tiempo de funcionamiento en Europa, Oriente Medio y África, por lo que ha creado un equipo que se dedica a prestar soporte de naturaleza preventiva a los concesionarios de Volvo.

Este nuevo Centro de control de funcionamiento, que se encuentra en la sede regional de Volvo CE en EMEA, es decir, Eskilstuna, Suecia, asistirá a toda la red de concesionarios de Volvo de Europa, Oriente Medio y África para que las máquinas de sus clientes estén siempre listas.

Además, servirá como centro neurálgico informático, desde donde se supervisará los datos transmitidos por las máquinas que estén conectadas a través de CareTrack. Asimismo, se encargará de detectar aquellas áreas en las que se pueda aumentar el tiempo de funcionamiento y la eficiencia.

«Una parte importante de los problemas a los que nos enfrentamos deberían ser aspectos que descubriremos antes de que lo haga el concesionario o el cliente. Ese es precisamente nuestro objetivo: anticiparnos y proporcionar soluciones a problemas antes de que tengan lugar», revela Fredrik Gerhardsson, vicepresidente de Posventa dentro de Ventas para la región de EMEA de Volvo CE.

Los encargados de estudiar las incidencias avisarán a los concesionarios de alarmas y códigos de error relacionados con las máquinas, de modo que puedan tomar medidas de inmediato para sus clientes, lo que reducirá las paradas no planificadas, así como el gasto de combustible y mantenimiento; y, además, se prevendrán futuros problemas.

«Cuando detecto un problema, elaboro un informe completo que envío al concesionario. A continuación, el concesionario proporciona un mantenimiento preventivo o formación adicional; o bien ofrece diversas opciones con las que se mejora el tiempo de funcionamiento o la eficiencia. Un operador que ha recibido formación puede, por ejemplo, lograr un importante ahorro económico de combustible y mantenimiento no planificado», asegura Leif Waad, uno de los encargados de incidencias del Centro de control de funcionamiento.

Este centro es el resultado de una nueva organización del departamento que presta soporte de los productos. Y es que para ayudar de forma efectiva a los concesionarios con mantenimiento preventivo se necesita unos conocimientos que superan a los de posventa.

«Participan todas las áreas del equipo de Volvo CE con el fin de crear una cultura que promueva un tiempo de funcionamiento máximo, a la vez que se le presta al cliente un servicio líder en el sector», indica Robert Sundkvist, director del Centro de control de funcionamiento.