Una de las prioridades para Baoli es minimizar el riesgo durante la conducción de sus potentes carretillas. Una visión que la compañía promueve con cada uno de sus modelos robustos, ergonómicos y adaptados a la normativa. Con cada lanzamiento Baoli contribuye a minimizar los riesgos, incrementar el rendimiento e impulsar la productividad en los almacenes.

Las líneas de un equipo Baoli reafirman que la seguridad es imprescindible. En ellos existen múltiples mecanismos de protección que no solo protegen la integridad física del trabajador, sino que además favorecen la ergonomía y la salud postural. Las carretillas Baoli están equipadas con fiables elementos que protegen al conductor de un posible impacto, como tejadillos de protección y chasis excepcionalmente robustos.

Estables y sólidas, Baoli presta atención a todos los aspectos del diseño para minimizar los riesgos. Una visión que se observa en la particular forma de integrar el contrapeso en una posición que ofrece seguridad, equilibrio y abre el campo visual durante la conducción marcha atrás.

Como la seguridad también pasa por minimizar el riesgo de lesiones, para conseguir una mejor ergonomía el asiento del conductor se sitúa en una posición ligeramente más baja. Algo que permite entrar y salir de las carretillas con total comodidad y evitando el sobreesfuerzo.

La cabina flotante de las carretillas térmicas Baoli logra que la experiencia durante la conducción sea siempre agradable, ya que se absorben las vibraciones del motor y las irregularidades del terreno. Además, los amplios compartimentos del motor hacen posible un acceso más cómodo y seguro.

Con la intención de ponérselo aún más fácil al conductor, ciertos modelos —como la carretilla eléctrica Baoli KBET— están equipados de serie con diversos niveles de rendimiento, activables a través de la pantalla de control: por ejemplo, seleccionando una opción de rendimiento reducido, para un manejo más delicado, o escogiendo parámetros más exigentes, para la conducción en el exterior.

Un frenado preciso y unos neumáticos de alto agarre contribuyen a evitar la pérdida de energía y, con ello, a impulsar el rendimiento y la productividad. La calidad de todos los componentes es esencial para evitar incidentes inesperados, por eso Baoli se asegura de utilizar motores con sistemas de primera clase que controlan con absoluta precisión la respuesta de la máquina.