Bonfiglioli S.p.A. ganó la subasta en el Tribunal de Bolonia para la adquisición de Sampingranaggi de Bentivoglio (BO), por 7.158.000 €.

Esta adquisición confirma el interés que Bonfiglioli S.p.A. ya había expresado en Sampingranaggi, generado por la sinergia total del know-how de Sampingranaggi con las estrategias de diseño y producción del Grupo. La medida preserva y consolida la cadena de suministro estratégica de Sampingranaggi, fortaleciendo su papel como pivote tecnológico para el área regional y metropolitana de Bolonia.

La adquisición incluye los activos de las empresas italianas y chinas Sampingranaggi (Bentivoglio –BO, Funo di Argelato-BO y Shanghai-China), sus respectivos almacenes, la marca Sampingranaggi, patentes, diseños y productos para robótica, así como todo su personal. . La facturación de Sampingranaggi en 2020 fue de 21 millones de euros, de los cuales 15 millones en Italia y 6 millones en China.

Precisamente con esto en mente, el 3 de marzo de 2021 Bonfiglioli S.P.A. había firmado un “acuerdo de integración Bonfiglioli / Sampingranaggi” con la región de Emilia-Romagna, la ciudad metropolitana de Bolonia y FIOM-CGIL Emilia Romagna. FIOM-CGIL Bolonia y los representantes sindicales conjuntos de Sampingranaggi (RSU), un pacto que el Grupo ha declarado complementario y funcional a su propia oferta, con miras a salvaguardar la continuidad productiva de Sampingranaggi y de las personas que allí laboran, actualmente unos 80 empleados.

De hecho, una prioridad será la mejora adecuada de la fuerza laboral, también a través de la provisión de los programas de capacitación continua de la Academia Bonfiglioli, ahora disponibles también para el personal de Sampingranaggi, con miras a un uso sinérgico y transversal de sus respectivas habilidades.

Con esta adquisición, Bonfiglioli S.p.A. podrá incrementar la verticalización de su producción tanto en Italia como en China, accediendo al mercado de la robótica también a través del desarrollo de otros productos extremadamente precisos y eficientes.
La presidenta Sonia Bonfiglioli comentó: “Me gusta pensar que, si Sampingranaggi no hubiera estado ya allí en la posguerra, hoy Bonfiglioli no existiría. Porque todo empezó allí, en 1948, cuando un joven técnico titulado inició un valioso viaje de trabajo y experiencia que, tres años después, le llevó a montar su primera empresa.

Así que más allá de este reencuentro “sentimental”, que me hace muy feliz, y la completa complementariedad de los productos Sampingranaggi y Bonfiglioli, mi primer pensamiento, sin embargo, se dirige a las mujeres y hombres de esta empresa que ahora se convierten en una parte importante de Bonfiglioli.

Muchas veces podríamos haber comprado plantas para producir engranajes cónicos (que son el corazón de las cajas de engranajes), pero sin la mano humana, las máquinas son simplemente átomos estacionarios. Sus habilidades, conocimientos y experiencia son la gran herencia de Sampingranaggi, y hoy forman parte de la gran familia Bonfiglioli. Les doy la más cordial bienvenida ”.

“Para Bonfiglioli, SAMP representa una gran oportunidad”, subrayó Fausto Carboni, CEO del Grupo, “en muchos aspectos. Desde un punto de vista industrial, nos ofrece la posibilidad de integrar algunas producciones de componentes estratégicos, incluidos los engranajes cónicos, mientras que en términos de desarrollo empresarial nos permite ingresar al mercado de las cajas robóticas, donde hay un amplio margen de crecimiento en el futuro, tanto en Italia y en China a través de su empresa local, que es parte de la adquisición “.