Dentro de un año, 4.000 deportistas de 26 países se citarán en Tarragona. La cuenta atrás ha comenzado.

En el Anillo Olímpico, el epicentro deportivo, trabajan a diario más de 220 personas. Durante julio está previsto que finalicen las obras del Estadio de Atletismo (que ha supuesto una inversión de tres millones por parte del Gobierno central y la Diputación de Tarragona), el Palacio de Deportes (que ha financiado la Generalitat con 15 millones), la reforma del Complejo Deportivo (1,4 millones a cargo del Ayuntamiento y la Diputación) y la urbanización del anillo (que incluye el jardín público de más de 25 hectáreas y que ha financiado el Ayuntamiento con 12,5 millones).

Para hacer realidad este proyecto, las máquinas de HUNE son de gran ayuda e imprescindibles en una obra de estas dimensiones, en la que los operarios trabajan en altura con la máxima seguridad gracias a los equipos de elevación.