La salud y la seguridad en los procesos de producción y de ingeniería son la suma de todos los componentes sin importar su tamaño.

Incluso las piezas más pequeñas y discretas como, por ejemplo, empuñaduras, manivelas y botones deben seleccionarse y evaluarse con cuidado, como explica Marcus Schneck, CEO del especialista en componentes estandarizados norelem.

Al pensar en la salud y la seguridad en fábricas o en torno a máquinas, probablemente en lo primero que pensamos es en piezas pesadas en movimiento. Los riesgos de aplastamiento, captura, corte o levantamiento de cargas pesadas suponen evidentemente riesgos peligrosos y mortales que deben evaluarse de la forma adecuada.

No obstante, los daños no los causan siempre los peligros más evidentes, y los accidentes leves como esguinces y distensiones representan también muchas de las heridas registradas en el lugar de trabajo. Lesiones producidas por esfuerzos repetitivos son causa del mal uso a largo plazo de equipos que va produciendo daños gradualmente en músculos, tendones y nervios que pueden ser causados por malas empuñaduras y botones de herramientas, y las heridas pueden venir causadas por golpes contra manivelas que sobresalen de la maquinaria.

A la larga, estas heridas llevan a una pérdida de productividad, eficiencia y afectan a la rentabilidad. Hay una serie de medidas que se pueden tomar para prevenir que se produzcan estas heridas y hay una amplia variedad de componentes estandarizados que se ajusten a los usuarios y las aplicaciones.

Abrazar la vida
Las empuñaduras están disponibles en diferentes formas y tamaños y se utilizan diariamente en la industria manufacturera o en la planta de producción. Hay una amplia gama de empuñaduras que va desde las empuñaduras en estrella hasta las empuñaduras en cruz diseñadas para la sujeción de suerficies y que garantizan un uso rápido y seguro en el lugar de trabajo.

No obstante, antes de quedarse con la primera empuñadura que encuentre es muy importante tener en cuenta la aplicación en la que esa empuñadura se vaya a utilizar. Las empuñaduras en cruz, por ejemplo, tienen ranuras triangulares para poder girarlas y voltearlas de forma fácil independientemente de que se trate de apretar o aflojar. Esto las convierte en la opción ideal para su instalación en zonas de difícil acceso detrás de grandes máquinas o componentes, de manera que los usuarios puedan accionar la empuñadura con facilidad cuando sea necesario.

Otro aspecto a tener en cuenta es si las empuñaduras se utilizan en sitios donde hay riesgo de descarga electrostática, algo común en entornos eléctricos y electrónicos. En este caso, deben elegirse empuñaduras con propiedades antiestáticas ya que ofrecen mayor protección contra las descargas de chispas electroestáticas previniendo así la ignición potencial de gases y polvos que puede producir explosiones en espacios cerrados. Es evidente que esto protege también a las personas que puedan estar en los alrededores y además a la maquinaria.

Trato cuidadoso
Las manivelas son fundamentales cuando se trabaja en un entorno manufacturero o de ingeniería con gran actividad, tanto para tirar como para empujar. Las manivelas abarcan desde empuñaduras curvas diseñadas para ofrecer un agarre fácil cuando se trata de mover maquinaria o mobiliario hasta empuñaduras huecas diseñadas para integrarse en la superficie en la que están instaladas.

Empuñaduras huecas están disponibles en múltiples diseños y materiales para satisfacer todas las necesidades. Normalmente están hechas de termoplástico que las hace resistentes a altas temperaturas y que permite seguir utilizándolas a 150-160 ºC. Además de las empuñaduras curvas termoplásticas la base de la empuñadura tiene una perforación de fijación para alojar la cabeza de un vaso o un tornillo hexagonal con espiga para una fácil aplicación. También pueden suministrarse con interior suave diseñado para ofrecer a los usuarios una comodidad máxima durante el transporte o el agarre. Están disponibles en forma recta o en ángulo recto.

Es fácil pasar por alto la reflexión acerca de la seguridad de las empuñaduras en el lugar de trabajo y si podrían suponer un peligro potencial de daños al hacerlo, y aquí es donde sobresale la empuñadura hueca. Es óptima para paredes o paneles macizos. Esta empuñadura no sobresale o entorpece el acceso ya que minimiza el riesgo de chocar con ella y ofrece un acabado suave y un agarre fácil al cogerla o tirar de ella.

Pulse el botón de pánico
Se puede decir que los botones con forma de seta son los más comunes en la industria de ingeniería ya que son seguros, rápidos y fáciles de usar. El botón con forma de seta tiene una elevada funcionalidad ergonómica y ofrece un accionamiento mediante pulsación o giro sencillos.

El accionamiento seguro en un entorno de alto riesgo como es una planta de producción es fundamental para evitar resbalones o un mal accionamiento. Como ejemplo podemos mencionar un lugar donde los usuarios tienen dificultades en agarrar el botón debido a la existencia de aceite y lubricante en el entorno. Es primordial asegurarse de que no se produzcan deslizamientos cuando la máquina está en funcionamiento, y en este caso elegir botones con “un moleteado” para evitar los riesgos de que esto ocurra.

Además de un uso fácil y ergonomico, los usuarios a menudo tienen que ser capaces de distinguir e identificar los botones rápidamente para detener la maquinaria. Para esto el color es importante, y norelem ofrece una gama de botones en colores como el rojo tráfico para señalar peligro, amarillo brillante y gris claro, además están disponibles también en diseño con hueco.

Aunque los botones no tienen forma de seta. También hay disponibilitad de componentes estandarizados como bolas de empuñadura, botones ovalados, cónicos y esféricos, así que no importa el diseño o los requisitos porque siempre habrá un botón que se adapte a ellos.