En el mercado existen numerosos tipos de carretillas elevadoras con motores, funciones y dimensiones distintas para poder adaptarse a todo tipo de aplicaciones. Las principales son:

  • >  Apiladores: son perfectos para poder cargar y descargar cargas paletizadas, además de para mover mercancías en lugares de trabajo grandes.
  • >  Transpaleta manual: es el tipo más básico de máquina para manipular materiales. Es fácil de usar para cargar, descargar y preparar pedidos. No llevan motor, pero pueden transportar mucho peso.
  • >  Transpaleta eléctrica: está especialmente diseñada para el manejo de materiales y para descargar mercancía. Es prácticamente igual que la manual, pero con la diferencia de que tiene un motor eléctrico, por lo que la elevación de la carga y el movimiento proviene del motor.
  • >  Carretillas contrapesadas: es la carretilla más común, y es adecuada para el manejo de cargas pesadas que no requieren mucha precisión. Su característica principal es que las horquillas sobresalen por la parte frontal de la carretilla, y pueden mover grandes cargas con una altura de elevación considerable, sea en exterior como en interior.
  • >  Carretillas para pasillos estrechos: como su nombre indica, están diseñadas para operar en espacios muy reducidos, como almacenes con estanterías muy juntas. Por ello, son perfectas para optimizar el uso del espacio de almacenamiento y se utilizan, especialmente, para manipular palets de gran peso.
  • > Recogepedidos: está diseñado para transportar mercancía a ras de suelo o a poca altura, por lo que al trabajar a poca altura suelen ser los mejores tipos de carretillas para almacenes que utilizan estanterías bajas.
  • >  Carretillas contrapesadas: es la carretilla más común, y es adecuada para el manejo de cargas pesadas que no requieren mucha precisión. Su característica principal es que las horquillas sobresalen por la parte frontal de la carretilla, y pueden mover grandes cargas con una altura de elevación considerable, sea en exterior como en interior.
  • >  Carretillas para pasillos estrechos: como su nombre indica, están diseñadas para operar en espacios muy reducidos, como almacenes con estanterías muy juntas. Por ello, son perfectas para optimizar el uso del espacio de almacenamiento y se utilizan, especialmente, para manipular palets de gran peso.
  • >  Carretillas retráctiles: son carretillas diseñadas, principalmente, para utilizarse en almacenes, ya que cuenta con una gran altura de elevación junto con un gran rango de movilidad. Son adecuadas tanto para transporte horizontal como para apilamiento en interiores, además de para almacenar palets debido a su alcance y estabilidad.
  • >  Carretillas todoterreno: están especialmente diseñadas para lugares en los que el terreno no es firme, por lo que tienen una gran potencia y movilidad para que los desniveles no sean un obstáculo. Son capaces de manipular cargas de gran peso y suelen utilizarse en construcciones y otros lugares exteriores con terrenos irregulares.

¿Qué tipo de motor debo escoger?

Otro aspecto básico que tener en cuenta a la hora de decidirse por una carretilla, es saber el tipo de motor que más nos conviene. Las carretillas elevadoras tienen tres tipos de motores: pueden ser diésel, eléctricas o con motor de combustión a gas.

  • >  Carretillas con motor diésel: cuentan con una gran capacidad de carga, pero no se pueden utilizar en interiores y el precio de compra es más elevado que el resto de los tipos.
  • >  Carretillas con motor eléctrico: es el tipo perfecto para trabajar en interiores. Además, no requieren depósito de combustible y son muy respetuosas con el medio ambiente al no emitir humo. No requieren demasiado mantenimiento, son poco ruidosas (ya que no hay combustión) y son compactas y manejables.
  • >  Carretillas propulsadas con gas: tienen un gran coste de mantenimiento, pero su impacto ambiental es muy bajo y tienen una larga vida útil.¿Cómo escoger la carretilla más adecuada para mi proyecto?

    Pese a la multitud de tipos de carretillas que podemos encontrar, no existe la carretilla idónea para cada proyecto, sino que cada una responde a unas necesidades específicas (ya sea a nivel funcional, por la estructura del lugar del trabajo,…).

    Para escoger la carretilla idónea debes tener en cuenta varios elementos, como:

  • >  La operativa: es decir, para qué se va a utilizar. Hay carretillas pensadas para el almacenamiento en altura, equipos para la preparación de pedidos,…
  • >  Dimensiones y peso de la unidad de carga: no es lo mismo cargar palets, que sacos de arena o cajas, por lo que debo saber qué dimensiones necesitaré cargar, descargar y/o mover, cuál es su peso y si es de estructura firme o poco sólida para poder decidir qué tipo de carretilla es la más adecuada para mi proyecto. Además, dependiendo de dónde esté ubicado el centro de gravedad de la mercancía necesitaré una máquina con más o menos capacidad.
  • >  El lugar de trabajo: el diseño del lugar de trabajo es determinante a la hora de escoger un tipo u otro, ya que dependiendo de las dimensiones y de cómo esté estructurado (pasillos estrechos entre estanterías, zona amplia y con poco mobiliario,…) habrá carretillas que no podrán circular.En conclusión, antes de alquilar una carretilla se tiene que tener muy definido su uso (si es para interior o exterior, qué función tendrá, el peso y dimensiones de la carga, las dimensiones y diseño del lugar del trabajo,…) para sacarle el máximo partido. En mateco cuentan con un servicio gratuito de asesoramiento personalizado experto para acompañar y proponer la maquinaria de trabajo más adecuada para cada proyecto.

    Además, en mateco cuentan con el apartado de formación matecoAcademy donde se pueden obtener los carnets según norma UNE 58451-2016 para poder trabajar con carretillas tanto en España como en el resto de la Comunidad Europea.