MAXAM comienza  su actividad comercial en China con la inauguración de una fábrica de vanguardia en Pingyi, en la provincia de Shandong.

Con una superficie total de 455.000 metros cuadrados, la planta tiene una capacidad de producción anual de 10.000 toneladas de hidrogel encartuchado y 60 millones de detonadores.

La nueva instalación es fruto de una joint venture entre MAXAM y Shandong Tianbao y Weihai Yuboqiang, y ha supuesto una inversión de 70 millones de euros por parte de MAXAM.

MAXAM, compañía tecnología global especializada en materiales energéticos y soluciones de voladura, ha anunciado hoy la inauguración oficial de su centro de producción de vanguardia en Pingyi, en la provincia de Shandong, China. Este movimiento estratégico marca el comienzo oficial de las operaciones comerciales de MAXAM en China, uno de los mayores mercados de explosivos civiles y de más rápido crecimiento.

Situada en el área de Lao Qiuyu, en el condado de Pingyi, a unos 100 kilómetros al noroeste de la ciudad de Lingyi, las nuevas instalaciones de MAXAM producirán explosivos civiles y sistemas de iniciación para los sectores de minería, canteras y construcción de infraestructuras en China. La planta cuenta con una producción anual de 10.000 toneladas de hidrogel encartuchado y 60 millones de detonadores.

Con una superficie total de 455.000 metros cuadrados, la nueva planta incorpora una cultura de seguridad y procesos altamente automatizados. De hecho, MAXAM ha desplegado aquí sus estándares globales y mejores prácticas con el objetivo de garantizar la máxima seguridad y calidad en sus operaciones. Fundada en 1872 por Alfred Nobel, MAXAM está trayendo a China la energía y experiencia de un líder tecnológico global con 147 años de historia.

“Estamos muy emocionados con el inicio de nuestras operaciones en China, un mercado muy prometedor”, comenta José Fernando Sánchez-Junco Mans, Chairman y CEO de MAXAM. “La economía china está en pleno proceso de transformación estratégica hacia la sostenibilidad y un crecimiento basado en la producción de alta calidad, lo que supone grandes oportunidades de negocio para MAXAM. Nuestras nuevas instalaciones son una prueba de la confianza de MAXAM en su futuro en China y de nuestro compromiso con este mercado”.

La planta es fruto de una joint venture entre MAXAN y Shandong Tianbao y Weihai Yuboqiang, y ha supuesto una inversión de 70 millones de euros por parte de MAXAM. Gracias a esta joint venture, MAXAM lleva sus soluciones y tecnologías líderes a China, respondiendo a la creciente necesidad de los clientes chinos de explosivos mayor calidad y más seguros, a la vez que ayuda a elevar los estándares en cuanto a sostenibilidad y seguridad de la industria de explosivos civiles.

Con una superficie total de 455.000 metros cuadrados, la nueva planta incorpora una cultura de seguridad y procesos altamente automatizados. De hecho, MAXAM ha desplegado aquí sus estándares globales y mejores prácticas con el objetivo de garantizar la máxima seguridad y calidad en sus operaciones. Fundada en 1872 por Alfred Nobel, MAXAM está trayendo a China la energía y experiencia de un líder tecnológico global con 147 años de historia.

Además de las nuevas instalaciones en Shandong, MAXAM cuenta con oficinas en Pekín y actualmente da empleo a más de 100 personas en China.