Nueva opción de equipamiento semiautomático para los recogepedidos  N20 SA y N20 C SA de Linde Material Handling

El índice de productividad en la preparación de pedidos a nivel del suelo depende de la velocidad y la precisión del operario. Las distancias cortas para caminar y conducir ahorran tiempo y esfuerzo y aumentan la eficiencia del proceso. Los proveedores de servicios logísticos y las cadenas minoristas pueden aprovechar ahora este potencial de optimización utilizando los preparadores de pedidos semiautomatizados Linde N20 SA y N20 C SA, junto con una nueva opción de equipamiento (semiautomatizado) que ofrece dos modos de conducción en los que los vehículos siguen automáticamente al operador o se adelantan. Como resultado, los empleados se ven liberados de actividades sin valor añadido y el rendimiento de la preparación de pedidos puede aumentar hasta un 20%.

Tanto si se lleva a cabo en una tienda de bricolaje como en un mayorista de alimentos, un proveedor de automóviles o una empresa de logística, la preparación de pedidos es un trabajo intensivo que requiere la resistencia y el estado de alerta del personal del almacén. Una parte importante del proceso consiste en que los empleados caminen hasta las estanterías y vuelvan al preparador de pedidos. Se trata de una actividad que consume tiempo y energía, pero que, a diferencia de la recogida de mercancías de la estantería y su colocación en el portacargas, no crea ningún valor añadido. “Incluso unos pocos segundos invertidos en cada operación de manipulación suponen una gran pérdida de tiempo a lo largo de la jornada laboral, y sólo unos pocos pasos, repetidos una y otra vez, aumentan la fatiga de los operarios y restan energía que estaría mejor dirigida a completar el proceso de picking sin errores”, argumenta Philipp Stephan, Product Manager Automation & Intralogistics Solutions de Linde Material Handling.

Al mismo tiempo, las exigencias al personal de almacén siguen aumentando: Se espera que aumenten las tasas de picking, se reduzcan las tasas de error y se prevengan los problemas de salud. En consecuencia, el proceso de picking ofrece un gran potencial para aumentar la eficiencia global de la logística de almacén, potencial de optimización que ahora puede aprovecharse con la opción SA de las recogepedidos de Linde con una capacidad de carga de hasta 2,5 toneladas. Esto se debe a que ambos modos de conducción semiautomática tienen como objetivo acortar significativamente las distancias de desplazamiento y de marcha durante la preparación de pedidos en los pasillos. Al mismo tiempo, ya no es necesario subir y bajar constantemente del vehículo, lo que reduce el riesgo de accidentes. Esto tiene efectos positivos en el rendimiento de la manipulación y la productividad en el almacén.

Camina y conduce por delante 

Uno de los procesos más comunes que tienen lugar en los almacenes de estanterías altas es el de la preparación de pedidos en un lado de la estantería, durante el cual un empleado recorre el pasillo y regresa. Esta actividad se ve apoyada por la función semiautomática “follow-me” del vehículo que la acompaña. Si el operario se detiene, el vehículo también lo hace, lo que le permite colocar la mercancía directamente desde la estantería al pallet. Si el operario sigue caminando, la carretilla también sigue avanzando. De este modo, el empleado se desplaza a lo largo de la estantería y recoge la mercancía sin tener que caminar constantemente hasta el puesto de trabajo del conductor y volver a él. El movimiento de avance se activa cuando el operario pasa por un determinado punto del vehículo, la llamada “pared virtual”.

Si el vehículo debe cargarse por ambos lados, esto puede hacerse mediante la función de parada y avance. El vehículo se desplaza por el centro del pasillo a una velocidad constante y es dirigido hacia delante por el operador mediante el mando a distancia, que idealmente se lleva en un cinturón. Al mismo tiempo, el operario se desplaza detrás del vehículo entre los bordes de las estanterías para recoger o colocar la mercancía, un modo de funcionamiento que es más probable que se utilice en los almacenes más pequeños. También en este caso, la ventaja es que no es necesario que el operario vuelva a caminar hasta el vehículo, ni que suba y baje de él repetidamente.

Ambas funciones se basan en la tecnología de radio de banda ultra ancha y pueden ajustarse con precisión centimétrica. Al final del pasillo, la carretilla se detiene automáticamente para evitar colisiones con otros vehículos. Al subir a la carretilla, el empleado finaliza el modo semiautomático y puede dirigir el vehículo manualmente hacia el siguiente pasillo.

Seguridad a bordo

Dado que una de las mayores preocupaciones sobre los vehículos automatizados es la cuestión de la seguridad, Linde Material Handling ha equipado sus recogepedidos N20 SA y N20 C SA con un escáner de seguridad de alto rendimiento que es capaz de detectar personas y otras carretillas industriales en el área circundante. El escáner, montado muy abajo en el chasis, también puede detectar obstáculos inesperados y, por lo tanto, puede evitar colisiones y accidentes. Para evitar daños en las estanterías y dar a los operarios suficiente margen de maniobra para realizar su trabajo, el vehículo mantiene una distancia mínima de 50 centímetros de las estanterías, pero también puede situarse a una distancia mayor al principio del pasillo, si se desea. 

Ventajas medibles

La preparación de pedidos semiautomática ya ha sido ampliamente examinada: Las pruebas propias de Linde, basadas en ciclos de trabajo tomados de operaciones reales, han demostrado que el rendimiento puede aumentar hasta un 20% en comparación con el picking manual. “La nueva opción de vehículos suele amortizarse en poco tiempo gracias a los recorridos más cortos, a la mayor comodidad de manejo y, por tanto, a la mejora del rendimiento de picking, así como a la prevención de costosos errores”, informa Philipp Stephan.