OILQUICK es una empresa especializada en sistemas de enganche rápido hidráulico automático para excavadoras, cargadores de ruedas, carretillas elevadoras, grúas para camiones y máquinas de manipulación de materiales.

Dispone de más de 26.000 sistemas en el mercado principalmente en el sector de demolición.

Desde principios de los años 90, la compañía se ha centrado en el desarrollo y la venta de sistemas de enganche rápido automático para diferentes tipos de portaherramientas.

OILQUICK ofrece soluciones eficientes en la construcción y la industria a través de implementos hidráulicos se pueden cambiar directamente desde la cabina del conductor en sólo 10 segundos, sin pérdida de aceite y con toda seguridad del operador.

Fabrican sus propios productos que aumenta su capacidad de garantizar la calidad y los plazos de entrega, y les permite mejorar la eficacia y competitividad. Además, se traduce en una mejor colaboración con su departamento de diseño y una mayor posibilidad de desarrollar nuevos productos.

Las acopladores rápidos para excavadoras, placas adaptadoras, adaptadores de implementos, acopladores rápidos para grúas y los componentes inferiores para rotores basculantes se fabrican ahora en las instalaciones de OilQuick Production. También adaptan los acopladores e implementos de los clientes para que sean compatibles con OilQuick. Pueden cortar con gas chapas de 5 a 250 mm de espesor. La soldadura se realiza con dos células robotizadas, que pueden complementarse con operaciones manuales si es necesario.

Tienen una gran variedad de máquinas para elaborar los diversos componentes, incluso tornos verticales. El acabado se realiza generalmente en sus centros de mecanizado horizontales con una mesa de 800×800 y sistema de 6 palets. La flexibilidad así obtenida les ayuda a alcanzar un alto nivel de eficacia. Para lograr dimensiones exactas y un control de calidad, utilizamos una máquina de medición por coordenadas Zeiss Accura II. Posteriormente, los productos pasan a su segunda fábrica para el montaje y embalaje. Por último, enviar los productos terminados a los distribuidores y clientes.