Antonio Carraro nos presenta el tractor reversible de dirección compacta que el futuro estaba esperando, el Tony 10900 TR.

Con motor Kubota de 98 CV, este modelo, expresa lo mejor de los contenidos técnicos en cuanto a tecnología y transmisión hidrostática gestionada por software. Este software permite al operador agrícola personalizar su trabajo en todas sus fases, considerando la herramienta utilizada y el estilo de conducción, con el fin de optimizar y simplificar los procedimientos.

El Tony 10900 TR cuenta con dirección isodiamétrica (alternativa al modelo articulado TONY SR) y reversible que garantiza un confort operativo ideal, gracias a la transmisión hidrostática que, al eliminar el uso del embrague, simplifica notablemente el trabajo del operador.

Es un vehículo dinámico y versátil concebido para operaciones agrícolas de precisión, con una distancia entre ejes corta y un radio de giro muy ajustado, ideal para tratamientos con productos fitosanitarios y todas aquellas actividades donde se requiera una velocidad constante de trabajo para obtener un trabajo impecable y homogéneo, una característica que también evita el desperdicio de material (en el caso de untar) o tiempo de trabajo. Los procedimientos de trabajo se facilitan incluso en los espacios más reducidos, en terrenos irregulares o inclinados.
El accionamiento reversible brinda la posibilidad de utilizar innumerables herramientas específicas.

La transmisión cuenta con 4 rangos de velocidad controlados electrónicamente, que se pueden activar cuando está parado o en movimiento, con 3 modos de aceleración para cada rango y 3 para cada rango en el modo Automotriz.

El software también proporciona diagnósticos del tractor, que se supervisa constantemente para que funcione con la máxima eficiencia en cualquier situación.

Disponible con cabina Air presurizada de última generación, también con certificación Categoría 4 (garantía de protección del operador frente a la inhalación nociva de polvo, aerosoles y vapores). A pesar de su reducido tamaño, a bordo se asegura un gran confort, con un cómodo asiento del conductor al que se accede fácilmente gracias a un túnel central libre de palancas.