Dos plataformas telescópicas JLG de récord para la demolición del puente Morandi

JLG Industries Inc., proveerá dos plataformas elevadoras telescópicas 1850SJ para los importantes trabajos de demolición del puente Morandi en Génova (Italia).

El viaducto sobre el río Polcevera de Génova, conocido con el nombre del ingeniero que lo proyectó, Riccardo Morandi, representa una infraestructura estratégica para la conexión por carretera entre el norte de Italia y el Sur de Francia.

La estructura tenía más de un kilómetro de longitud y apoyaba sobre tres pilares de hormigón armado. El 14 de agosto de 2018, un tramo de 200 metros, en el centro del puente, se derrumbó repentinamente junto con el pilón de soporte. Una herida abierta para los ciudadanos genoveses y para todos los italianos que comienza a cicatrizar con el inicio de la demolición de los restos del viaducto, a la que seguirá su reconstrucción.

Más de 10 meses después del trágico derrumbe, que se cobró la vida de 43 víctimas, se ha iniciado el desmantelamiento de lo que quedaba de la infraestructura.

Un proyecto de esta magnitud requiere máquinas a la altura de las circunstancias, como la extraordinaria plataforma elevadora 1850SJ, que sigue siendo la plataforma aérea telescópica autopropulsada más alta del mundo, con una altura de trabajo de 58,56 m, alcanzable en tan sólo 4’40”, un alcance horizontal de 24,38 m y una superficie de trabajo de 83.000 m3, gracias a su plumín telescópico.

Estas características permiten que la máquina alcance alturas inigualables y que se utilice en aplicaciones anteriormente reservadas sólo para brazos montados en camiones

Las dos plataformas elevadoras 1850SJ están haciendo su labor en la obra de demolición del puente Morandi desmontando el esqueleto que quedó en pie del gran puente. Gracias al corte selectivo, un método refinado de demolición con disco e hilo, los tramos de hormigón del viaducto se desmontan pieza por pieza, a una altura de 45 metros, a ambos lados del puente, hacia Génova y hacia Savona y Francia. Las porciones cortadas son entonces embragadas y bajadas utilizando una grúa.

Mientras tanto, también se han iniciado oficialmente los trabajos de reconstrucción, según el prestigioso proyecto de Renzo Piano, con la colocación del primer poste en la zona de la obra. El nuevo puente, cuya entrega está prevista para principios de 2020, tendrá una longitud de 1,1 km, una altura de más de 45 metros y se convertirá en un hito para esta importante ciudad y puerto del Mediterráneo.

Las dos plataformas elevadoras telescópicas 1850SJ han sido suministradas por WERENT, socio histórico de JLG Italia, que opera desde 1996 en el sector de alquiler de equipos de construcción e industriales con máquinas de elevación de todo tipo. Con sede en Martina Franca (TA), Bari (Modugno), Venecia (Marghera), Ravenna y Taranto, WERENT opera en toda Italia y en Europa, gracias a una flota de 1200 máquinas.

“La colaboración y el respeto mutuo entre JLG y WERENT dura ya 20 años”, afirma Alessandro Maschera, Gerente de ventas de JLG para el noreste. “JLG está muy agradecida a WERENT por el excelente servicio que ofrece a sus clientes italianos y extranjeros en el suministro de nuestras máquinas”.

“JLG es uno de nuestros proveedores históricos”, confirma Enrico Piovan, Gerente de ventas de WERENT para el norte de Italia. “Desde el principio, WERENT ha recurrido a JLG por la fiabilidad de sus productos, por su constante investigación para mejorar la seguridad y el rendimiento de sus máquinas y, por último, pero no por ello menos importante, por su incomparable servicio comercial, asistencia y piezas de repuesto. Con un socio como JLG podemos garantizar un servicio de absoluta excelencia. Tenemos la gama completa de plataformas aéreas JLG, incluyendo 6 unidades de 1850SJ, el buque insignia de JLG”.

“Dada la naturaleza de los trabajos de demolición del puente Morandi, la elección de 2 extraordinarias plataformas 1850SJ era inevitable”, añade Enrico Piovan. “Una máquina de excelentes prestaciones, la plataforma autopropulsada más alta del mercado mundial que, gracias a su plumín telescópico, permite posicionar la cesta en voladizo respecto al brazo principal. La capacidad de carga de 454 kg permite también elevar a altura los equipos necesarios para las operaciones de corte de hormigón y hierro que se requieren en la obra”.

El buque insignia de JLG, gracias a su altura, capacidad de acceso, velocidad de elevación y altos estándares de productividad, ha demostrado una vez más ser la solución ideal dada la importancia estratégica del trabajo, las expectativas y las esperanzas depositadas en este proyecto. Las miradas se centran constantemente en el progreso de los trabajos, que simbolizan un renacimiento para Génova, ciudad a la que se le quiere devolver la importancia que se merece.