Para realizar movimientos de tierra y proyectos importantes, Eiffage ha optado por los dúmperes más grandes del mundo; los Volvo A60H, equipados con cajas de cambios completamente automáticas Allison.

Los movimientos de tierra y las actividades importantes de construcción requieren el uso de maquinaria capaz de transportar cargas muy pesadas en zonas en las que la conducción es muy complicada y un tiempo considerable. Los dúmperes Volvo A60H, equipados con transmisiones automáticas Allison, son perfectos para este tipo de trabajo.

El Grupo Eiffage financia, diseña, construye, explota y se encarga del mantenimiento de edificios, obras e infraestructuras tanto en Francia como en el resto del mundo. Tiene presencia en 50 países y gestiona 100.000 proyectos al año y cuenta con 65.000 empleados.

“Para realizar movimientos de tierra y actividades importantes de construcción, los dúmperes A60H, equipados con cajas de cambios automáticas Allison, nos permiten transportar hasta 55 toneladas de carga. Gracias a su tolva de 34 m3, podemos transportar 4 tolvas de 9 m3 en lugar de las 3 que permite el resto de vehículos, y podemos ser más eficientes”, afirma Alain Bertoni, Director del Departamento de Equipos de la filial de Infraestructuras de Eiffage Génie Civil.

Gracias a su carga y su cadena motriz, estos vehículos ofrecen una productividad excepcional, medible con precisión mediante la telemática y pesaje que lleva integrada. En estas condiciones de uso, la combinación del motor Volvo D16J (16 litros, 669cv/492 kW) y la transmisión Allison 6630ORS es la única capaz de transportar 55 toneladas de carga.

Además de su productividad, estos vehículos ofrecen una excelente eficiencia en el consumo de combustible, que también puede medirse con precisión gracias a la telemática que lleva instalada. En estas condiciones de uso, con cargas tan pesadas y en terreno complicado, la caja de cambios Allison contribuye a la eficiencia energética al transmitir a las ruedas una potencia progresiva y continua, sin que se pierda potencia al cambiar de marcha.

Gracias a las transmisiones automáticas Allison, los Volvo A60H pueden manejarse y maniobrarse de forma sencilla y permiten acceder a las zonas más complicadas. Por lo tanto, el Grupo Eiffage con esta nueva maquinaria está listo para superar los retos de sus clientes tanto de Francia como en el resto del mundo.