Demoler ladrillos y limpiar escoria en caliente hubiese sido impensable hace pocos años. Sin embargo, Anzeve presenta varios casos de éxitos donde el trabajo realizado ha sido excelente y el riesgo mínimo de la mano de la marca sueca Brokk.

Más allá del resultado final, la presentación de estos robots de demolición supone una revolución en productividad y comodidad durante los trabajos en fundiciones y acerías.

Estas 10 razones demuestran que Brokk es la solución más eficiente para trabajar el metal:

  1. Su tarea principal es aumentar la productividad reduciendo el tiempo de inactividad
  2. Precisión y máxima durabilidad
  3. La increíble resistencia al calor permite trabajar incluso en situaciones de calor extremo
  4. Su diseño compacto hace posible que quepa en áreas donde ninguna otra máquina puede
  5. Con su óptima potencia proporciona un rendimiento rápido y eficiente
  6. Demoler con control remoto aumenta la seguridad de los trabajadores involucrados
  7. Y asegura que el operario pueda elegir la mejor vista posible del trabajo
  8. Los movimientos precisos aseguran una experiencia de usuario extraordinaria
  9. El sistema de 3 brazos permite un alcance y potencia excepcional, en todas direcciones
  10. Estas máquinas pueden llevar un amplio rango de potentes herramientas

En conclusión, gracias a sus características, diseño constructivo y su ratio peso/potencia, pueden emplearse para la limpieza de cucharas tanto en frío como en caliente, procesos de afino, limpieza de torpedos, eliminación de escoria y refractario en hornos, etc.

Los robots Brokk pueden eliminar la escoria generada en las cucharas tras los procesos de colada, tanto en frío como en caliente (gracias a los sistemas de refrigeración).

Este procedimiento normalmente se realiza con martillos neumáticos, pero son trabajos peligrosos y lentos. En cambio, Brokk garantiza rapidez y cero riesgos para el operario, lo que supone un gran ahorro tanto en costes como en el tiempo.

Pongamos el ejemplo de un trabajo realizado en frío: se ha comprobado que un robot Brokk es hasta 4 veces más rápido que una máquina convencional del mismo tamaño.

 Durante el proceso de fundición, el metal líquido es vertido en moldes de arena. Cuando este proceso ha finalizado, se debe retirar de forma rápida y controlada para no dañar el material en ningún momento. Gracias a la precisión de los robots Brokk este proceso es sencillo y no deteriora de ninguna manera la pieza.

 Los hornos refractarios deben limpiarse y repararse varias veces al año. Con Brokk, este trabajo que conlleva cierta peligrosidad al tratarse de un espacio confinado se puede desarrollar de manera muy rápida, segura y precisa. La eliminación de la escoria sin dañar el ladrillo es un trabajo fundamental, por ello Brokk ofrece gran diversidad de tamaños, para que siempre exista un robot adecuado para cada horno.

Los canales de colada o sangrado deben repararse de forma parcial o total cada cierto tiempo. El trabajo se puede desarrollar con robots Brokk gracias a su gran versatilidad para situarse en prácticamente cualquier posición de trabajo y permitir al operario tener una visión óptima en todo momento.

En ocasiones, estos trabajos hay que realizarlos en caliente, lo que no supone ningún problema para Brokk gracias a su sistema de protección anti-calor y de refrigeración forzada para martillo y sistema eléctrico.

En ambientes extremos es necesario recurrir a las nuevas tecnologías, que proporcionan alta seguridad y ahorro de costes y tiempo. Esto no son solo palabras, ya que durante la Jornada de Fundición de Bilbao,  Anzeve enseña casos prácticos como la eliminación del revestimiento refractario viejo en cucharas de colada de hierro, limpieza de pegaduras en horno refractario y más.