Desde la paletización hasta el empaquetado, desde la recogida hasta las líneas de producción, la Industria 4.0 ha llegado ya y el número de aplicaciones en las que colaboran humanos y robots sigue creciendo.

La tecnología está en constante evolución y las operaciones buscan impulsar la eficiencia integrando equipos innovadores de alto rendimiento que puedan añadir valor real.

KUKA es líder mundial en la producción de robots industriales. La compañía fue fundada originalmente en 1898 y se centró en la producción de instalaciones de iluminación asequible, antes de diversificar sus operaciones a lo largo de todo el siglo XX. En 1973 KUKA desarrolló el primer robot industrial del mundo con seis ejes accionados electromecánicamente, estableciéndose como pioneros en robótica.

Desde 2004, KUKA ha enfocado su actividad de negocios a la provisión de soluciones de automatización de tecnología de vanguardia y presumen ahora de un Récord Guinness Mundial por el robot industrial de 6 ejes más grande y más robusto del mundo. Aunque su casa matriz está en Augsburgo, Alemania, la compañía global tiene ahora varias sedes por Europa, Asia y las Américas.

KUKA ofrece soluciones de automatización a medida para una gran variedad de industrias, incluyendo automoción, comercio electrónico, bienes de consumo y electrónica. Desde sistemas de robots industriales hasta un sistema de producción completo, KUKA cree que se puede encontrar una solución para cada cliente.

Yale y KUKA: la perfecta conjunción
Recientemente la sede italiana de KUKA integró soluciones Yale en su almacén de Turín. Siendo ambas unas compañías que ponen las necesidades del cliente en el centro de lo que hacen, y teniendo ambas la flexibilidad de proporcionar soluciones completas o de integrarse con otras ya existentes, la sinergia entre el enfoque de KUKA y el de Yale ha demostrado ser una conjunción natural.

KUKA necesitaba una operación sólida, aunque flexible; en su almacén hay una gran variedad de formas y tamaños de soluciones automatizadas, desde pequeños robots colaborativos y ligeros a grandes robots industriales con pesos tan impresionantes como 4500 kg.

Cualquier equipo de manutención tenía que ser, por tanto, suficientemente adaptable para manejar toda una gama de cargas, así como para trabajar a diario de forma eficiente con un tiempo mínimo de inactividad fuera de servicio. KUKA recurrió al distribuidor Yale de su confianza, Unicar, para desarrollar la solución óptima.