Genesal Energy integra en los grupos electrógenos los últimos avances en protocolos de comunicación industriales.

Genesal Energy ha conseguido integrar cualquiera de los protocolos de comunicación industrial en sus grupos electrógenos, inclusive personalizando las tablas de datos, según los requerimientos del cliente y de forma que la integración con sus sistemas sea los más sencilla posible.

Hasta hace pocos años, los grupos electrógenos se consideraban sistemas autónomos que no era necesario monitorizar. Se suponía que debían arrancar cuando fallaba la alimentación eléctrica normal, ya que esa era su función. Pero ¿qué pasaba cuando no arrancaban? Con el crecimiento de aplicaciones críticas, llevadas de la mano de la mayor informatización de todas las áreas industriales, tanto productivas como administrativas el escenario es hoy muy distinto. El sector de los grupos electrógenos ha cambiado mucho y las aplicaciones son muy variadas.

En la actualidad, el suministro de energía permanente es necesario en centros de datos y telecomunicaciones, en sistemas de refrigeración de plantas de cogeneración o biomasa, en sistemas antihuracanes en parques eólicos u hospitales. Estas y otras aplicaciones necesitan grupos de una fiabilidad muy alta, pero la máxima precisión tampoco es suficiente: la tecnología va más allá. Así, cuando el equipo electrógeno tiene algún problema, éste debe detectarse preventivamente, por lo que informar de la manera más precisa posible sobre el origen del problema es también un factor esencial.

Precisamente en este punto entran los sistemas de comunicación industrial, es decir, hemos pasado de equipos cuya comunicación se basaba en señales cableadas, con un número muy limitado de señales -muchas de las cuales agrupaban información (averías mecánicas, averías eléctricas, avisos, etc.) a equipos que tienen que comunicar al detalle cuál es su estado.

Los más utilizados

Dentro de los protocolos de comunicación industrial más utilizados en el sector de los grupos electrógenos destacan los siguientes:

  1. Modbus (RTU o TCP): Es el protocolo más habitual y utilizado para integrar un grupo electrógeno en el sistema de supervisión de la instalación. Entre sus ventajas, la simplicidad de implementación del protocolo -lo que permite que cualquier sistema se adapte a él-. Por otra parte, su mayor desventaja radica en que las señales que se envían no están identificadas por el propio protocolo, por lo que el sistema que las recibe debe estar programado y configurado según las tablas de registros que envía el fabricante del grupo para que el grupo y los equipos de supervisión puedan entenderse. Igualmente, es el sistema de supervisión el que debe interrogar cada cierto tiempo al grupo electrógeno para recibir los datos del mismo.
  • SNMP (Simple Network Messaging Protocol): Este protocolo se utiliza mucho en Centros de Datos porque es un protocolo inicialmente diseñado para la monitorización de sistemas informáticos. Entre sus ventajas respecto a Modbus destacan dos:
  • Los datos que se transmiten ya llevan un nombre identificativo.
  • Es posible que el grupo electrógeno realice una notificación al sistema de supervisión cuando se dispara una alarma o un evento.
  • DNP3 (Distributed Network Protocol): Se utiliza más en América que en Europa para la comunicación con sistemas SCADA industriales, sobre todo en la industria eléctrica (subestaciones). Este protocolo fue diseñado de una forma robusta y dispone de un modelo de objetos que permite definir los tipos de datos que se envían. Igualmente, dispone de hasta tres niveles de diferentes que permiten priorizar las peticiones que se realizan.
  • IEC61870-5-101/104: Es un protocolo usado sobre todo en Europa para la monitorización de sistemas de energía (subestaciones eléctricas). Es un protocolo robusto que permite, tanto la consulta de datos como el envío de eventos o el control de los equipos. Prácticamente las características de este protocolo son las mismas que para DNP3. 
  • IEC61850: Es un conjunto de protocolos para sistemas de energía hacia el cual están migrando muchos sistemas con control eléctricos. Este conjunto de protocolos es más robusto que los anteriores y su rango de aplicación es mayor. Incluyen:
    • SMV: Transmisión de valores de medición, protección y control.
    • GOOSE: Transmisión en tiempo real de valores críticos.
    • SNTP: Sincronización horaria.
    • MMS: Es el protocolo para intercambio de datos de aplicación, datos configuración de dispositivos o datos de monitorización entre equipos.

Eficientes y fiables

Genesal Energy ha conseguido integrar cualquiera de estos protocolos en sus grupos electrógenos y el resultado obtenido es óptimo: permite realizar todo tipo de tareas de monitorización y control del grupo electrógeno en tiempo real, garantizando así que el grupo va a informar de cualquier problema que detecte en el menor tiempo posible y con la mayor información disponible para alcanzar la máxima precisión, fiabilidad y eficacia, sin duda, tres factores clave en equipos de alta calidad.