En junio de 1984, hace ya 35 años, nació OINAKAR S. Coop. Lo hizo por iniciativa de la División empresarial de Caja Laboral tras realizarse un estudio de mercado en el que se identificaba una oportunidad de negocio en el sector de la logística y la manutención.

En un momento de gran dificultad para el entorno, el proyecto de fabricación y distribución de carretillas elevadoras supuso una alternativa real para salvar los puestos de trabajo que estaban en peligro por el inminente cierre de Chocolates Loyola. Así, al finalizar la década de los 80 se estaban facturando más de 1.600 millones de pesetas y se habían creado dos líneas de negocio.

El mercado de la fabricación y distribución de carretillas elevadoras vivía tiempos muy difíciles, Fenwick, líder en el mercado, fue absorbido por una firma alemana y no había referentes en el mercado. La firma de un acuerdo de colaboración con la empresa japonesa Mitsubishi supuso el inicio de la actividad y la puesta en marcha de la empresa.

En 1987 OINAKAR entra a formar parte del Grupo OÑALAN, posteriormente Grupo ULMA y a partir de 1988 la cooperativa pasa a denominarse ULMA Manutención S. Coop. con dos negocios de actividad claramente diferenciados Carretillas Elevadoras y Handling Systems.

Tras varias décadas compartiendo una misma razón social, el 12 de noviembre de 2010, se decide por amplia mayoría realizar la escisión parcial de ULMA Manutención S. Coop, y el negocio de ULMA Carretillas Elevadoras pasa a formar parte de la nueva sociedad denominada ULMA Servicios de Manutención S. Coop.

ULMA Carretillas Elevadoras – como negocio principal de ULMA Servicios de Manutención- centra su actividad en la distribución de la más completa gama de carretillas elevadoras, adecuada a todo tipo de necesidades procedentes de diferentes clientes y sectores; todo ello acompañado de un excelente Servicio de Atención al Cliente y una amplia Red Comercial y Servicio Postventa con cobertura nacional 100%.

Los diferentes certificados de calidad que posee la empresa son una muestra del grado de compromiso e implicación que ULMA mantiene con sus clientes.

El proyecto que hace 35 años surgió con el objetivo de aliviar una situación económica que ponía en peligro la estabilidad de muchos puestos de trabajo y que, en la reciente crisis mundial nuevamente ha sabido sobreponerse y superar todas las incertidumbres, se ha ido convirtiendo, a base del esfuerzo y la ilusión de todas las personas que lo han conformado en una empresa de referencia en su sector.

ULMA Servicios de Manutención cuenta actualmente con más de 170 empleados y, desde su creación en 1984, no ha dejado de crecer y de innovar, convirtiéndose en una de las compañías líderes en el mercado, y donde la diversificación hacia otras actividades complementarias le ha permitido apostar fuertemente por la innovación, la internacionalización y la servitización de sus productos en el contexto de la industria 4.0.